miércoles, 14 de julio de 2010

BESO

Sergio y Andrea



Él marcha contra el viento dibujando la risa
y abarca entre sus brazos candentes remolinos.
Si se mira en mis ojos provoca torbellinos
que me diluyen toda, volviéndome imprecisa.

Inventa sentimientos y la sombra improvisa.
Si sus manos derraman magentas ambarinos,
es su boca la boca que escancia rojos vinos,
corazón que galopa al sur de mi camisa.

Él salta sobre el borde de cada primavera,
un vértigo de vida se esconde en su cabello
y juegan en su pecho mil niños de cristal

Es montaña que avanza con besos por bandera,
es frágil siendo roca y es oscuro destello
de la hombría que evoca, la fuerza natural.


  M de P

domingo, 4 de julio de 2010